Gente/Opinión

AL SANCHISMO NO LE SALEN LAS CUENTAS EN ANDALUCÍA

Lejos de vender un proyecto en positivo entre los militantes andaluces, sus pasos, ante las primarias que se avecinan, han ido dirigidos a imponer su criterio. Utilizando los ceses y amenazas como tarjeta de presentación.

Manera que no son compartidas por una amplia mayoría de militantes, celosos de la autonomía de su federación y contrarios a los dedazos que quiere imponer el aparato federal. La pregunta clave, que muchos se hacen, es si el apoyo al sanchismo es tan mayoritario en Andalucía, era necesario recurrir al corte de cabeza y las amenazas.

Es evidente, que el candidato oficialista, será el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Aunque este no ha dado el paso de confirmar su candidatura, ya ha iniciado los primeros movimientos. En pocos días, ha visitado Málaga invitado por la Agrupación de Cofradías por el centenario de su fundación, y el ayuntamiento de Jerez para participar en unas jornadas ecuestres celebradas en la ciudad.

La visita a Málaga no ha estado exenta de polémica, por saltarse el alcalde sevillano el perímetro provincial para visitar la capital costasoleña. Muchos han sido las críticas en las redes sociales por este hecho. A las que hay que sumar el rechazo que crean las visitas eclesiásticas en gran parte de la militancia socialista ante las que estos actos de fervor religioso no son una buena tarjeta de presentación.

A estas visitas institucionales, hay que sumarle la constitución de plataformas de apoyo a Juan Espadas. Otro paso más al frente que culminará con su presentación pasada las elecciones madrileñas, que se celebrarán el próximo 4 de mayo. Estas plataformas, han querido vender un primer mensaje, la ejecutiva federal apoyará a Juan Espadas frente a Susana Díaz.  Para ello ha lanzado un mensaje muy claro: el cese de Sandra García como Delegada del Gobierno de Andalucía no es una casualidad, responde a la advertencia de Ferraz que va a por todas en Andalucía, cueste lo que cueste.

Las espadas están en todo lo alto, y las cartas encima de la mesa. Nadie duda ya en el PSOE andaluz, que la candidatura de Juan Espadas responde al dedazo de Pedro Sánchez. No es baladí, que uno de los seguidores de esta plataforma en twitter es una cuenta de apoyo al Secretario General de los socialistas españoles.

Son consciente en la ejecutiva federal que será una batalla dura. A día de hoy tienen claro que la candidatura de Juan Espadas no está obteniendo el respaldo que pensaban. Amplios sectores del sanchismo en Andalucía, no dejan de advertir que la candidatura de Espadas es un error, porque no levanta ningún entusiasmo entre los militantes, al que califican como “un segundo del susanismo”. Sus seguidores en las redes sociales son ridículos si lo comparamos con el censo de militantes en Andalucía que supera los 40.000 militantes.

Este escaso entusiasmo, ha obligado a algunos referentes del sanchismo a intentar instalar una realidad paralela a la que se vive en las agrupaciones socialistas.

Esta semana pudimos leer unas declaraciones del alcalde de Chiclana de la Frontera, en las que aseguraba que “Irene García está al cien por cien a favor del cambio en el PSOE andaluz”, que quedaron desmentidas tres días después, por la propia Secretaria General de los socialistas gaditanos en la visita que protagonizó al municipio de El Bosque junto a Susana Díaz.

En esas declaraciones, Irene García, indicó con contundencia, que no “iba a dar cabida a debates estériles”, para sentenciar a continuación “que nadie tenga dudas con quien está Irene García” aludiendo a su apoyo explícito a Susana Díaz, desmintiendo rotundamente las palabras que había pronunciado el alcalde de Chiclana.

Con estas contundentes declaraciones, ha quedado en evidencia, que los sanchistas no tienen mayoría en la provincia de Cádiz. Una provincia, en la que vienen adjudicándose la mayoría, sin estar ni siquiera convocadas las primarias. Olvidándose de una cuestión esencial, que el proceso no será un proceso de declaraciones en prensa de dirigentes, si no en un proceso en el que los verdaderos protagonistas serán los militantes socialistas que votarán en dichas primarias.

Pero la falta de entusiasmo ante la candidatura de Juan Espadas no es la única dificultad que se ha encontrado el aparato federal, que ha visto con incomodidad como la mujer del alcalde de Sevilla, María del Carmen Ibanco, ha sido citada a declarar en la Comisión de Investigación que sobre la extinta Faffe se constituyó hace meses en el Parlamento de Andalucía.

Todos los grupos parlamentarios, a excepción del socialista, han pedido que la esposa del regidor hispalense comparezca por estar presuntamente “enchufada” en la Faffe. Recordar que cuando María del Carmen Ibanco accedió a dicho puesto de trabajo, Juan Espadas, era un alto dirigente de la Junta de Andalucía.

Esta citación ha puesto muy nervioso al alcalde de Sevilla, que ha acusado a los grupos parlamentarios que han solicitado la comparecencia de su mujer, de traspasar todas las líneas rojas.

La derecha andaluza se frota las manos, conscientes que han encontrado el talón de Aquiles de Juan Espadas, que lo hacen un rival muy fácil de batir en unas futuras elecciones autonómicas.

En las filas socialista ha causado perplejidad la escasa cintura de Juan Espadas, ante las primeras críticas vertidas hacia su entorno, dudando que sea una persona con capacidad política de vertebrar un proyecto de futuro, porque una cosa es articular una campaña municipal, y otra muy distinta jugar en la Primera División de la política andaluza.

Mientras Susana Díaz continúa con sus visitas a los municipios de toda Andalucía, en las que teje complicidades y lanza mensajes subliminares.

Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios