Gente

El dueño de Magrudis figuró como afiliado al PP hasta hace unos meses

Marín, en prisión preventiva tras ocasionar la mayor crisis sanitaria que se recuerda en España, fue limpiado del censo de los populares andaluces por no estar al corriente de pago

José Antonio Marín, propietario real de Magrudis, la empresa que ha provocado la mayor alerta alimentaria conocida en la historia de España, figuró como afiliado del Partido Popular de Andalucía hasta junio de 2018, fecha en la que el partido, desde Madrid, realizó un seguimiento y actualización del censo para afrontar las primarias en las que Casado venció a Sáenz de Santamaría y a Cospedal. Según ha podido averiguar este medio, de fuentes internas populares, Marín estaba inscrito en los listados que el partido tenía sin actualizar y que fue ‘limpiado’ de aquellos afiliados que no estaban al corriente de pago de las cuotas de afiliación.

Relatan las mismas fuentes, que el causante de la mayor crisis alimentaria registrada en España, y una de las mayores de Europa, no ha tenido, sin embargo, participación activa en el seno del partido, es decir, que nunca ha ostentado cargos orgánicos o institucionales, más allá de figurar como afiliado con un tiempo desconocido, y que, según se desprende de estas mismas fuentes, no estaba al corriente de pago de las cuotas de afiliación, como otros miles de inscritos en los listados internos del Partido Popular de Andalucía. Marín, propietario de Magrudis y de otras empresas sin registro sanitario vinculadas al sector cárnico, aunque usara a lo largo del tiempo como testaferros a miembros de su familia como hijos o cónyuge, acaba de ingresar junto a su hijo Sandro José en prisión, de forma preventiva y sin fianza, a la espera de que sigan conociéndose causas de la posible mala praxis, siendo incuso acusado por el Juzgado de formar una trama organizada. La listeria ocasionada por la comercialización de sus productos ha podido ser la causante de hasta tres fallecimientos en Andalucía, y casi una decena de abortos, afectando, en palabras del propio consejero de Salud en comisión parlamentaria a unos 2.000 andaluces.

Esta posible aparición en los censos del Partido Popular, en su oficina de Andalucía, puede no ser el único vínculo del propietario de Magrudis. Se conocen las relaciones de Marín con “destacados miembros de la derecha sevillana”, en palabras de un conocido. De hecho, se hacía habitual la presencia del empresario del sector cárnico en un populoso club hípico de Sevilla, donde solía acudir a practicar equitación y a cultivar un perfil social que le permitió acceder a integrantes de la cúpula del Partido Popular de Andalucía. Una de las grandes controversias de toda esta crisis de la listeriosis ha sido la defensa a ultranza de Magrudis que en un primer término, y durante unos días, realizó la consejería de Salud del Gobierno andaluz, en manos del Partido Popular. No fue hasta que los consumidores, encabezados por Facua, y el total de la sociedad andaluza, se echaron encima de la empresa cuando el ejecutivo de Moreno Bonilla puso el foco, que antes intentó evitar, sobre Magrudis.

También se hicieron públicos algunos datos sobre el perfil de su hijo Sandro José, también en prisión preventiva. En un blog en el que compartía impresiones, se definía como «ultraliberal» y no fueron pocas sus reacciones en redes sociales, antes que imposibilitara la visualización de estas, en favor de partidos del espectro ideológico de la derecha. Incluso, llegó a celebrar resultados del PP, y fuertes críticas a partidos de la izquierda. En los días posteriores a conocerse su identidad, circularon por redes sociales capturas de pantalla de algunas de sus opiniones en redes sociales, entre las que estaba, comentarios favorables al nuevo gobierno de Andalucía. Casualmente, ese mismo gobierno que al principio de la crisis defendió a capa y espada la «ejemplar y modélica gestión» de Magrudis. Ver para creer.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados