Actualidad

El exalcalde de Jaén (PP) a un paso de la cárcel por el caso de las fuentes

Fernández de Moya se enfrenta a posibles delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos continuado y cohecho y tráfico de influencias

Jaén ha pasado a ser estos días foco nacional por el vergonzoso procesamiento del exalcalde de la capital. El caso Matinsreg sentará en el banquillo de los acusados a Fernández de Moya, que todo hace indicar que “miró hacia otro lado” ante facturas fraudulentas que incrementaban el precio real de los materiales (¿69 euros el litro de algicida?) y mano de obra del mantenimiento de las fuentes de la ciudad.

Al tirar del hilo se descubre con facilidad que la empresa zamorana Matinsreg fue contratada a dedo para ese mantenimiento de las fuentes ornamentales de la capital, las facturas se aceptaban sin contrato previo, y lo más curioso es que en su plantilla hubiera hijos, hermanos, primos y allegados de concejales y técnicos del ayuntamiento que no tenían formación técnica para desempeñar sus funciones. Según el juez Valdivia, todo ello posibilitó que se produjera una apropiación indebida de dinero público.

Fernández de Moya se ha visto obligado a pedir la baja de afiliación al PP, un partido más que manchado por la corrupción y que habría presionado a Fernández de Moya para que su nombre no se siga vinculando al de los Populares al menos mientras dure el juicio. El ejemplo de ética de cara a la galería desde luego llega muy tarde. El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, ni nadie de la dirección regional o nacional del PP se ha pronunciado ante la bochornosa situación.

Más allá de la gravedad de una facturación irregular y del agujero negro de unos cuatro millones de euros que el PP de Jaén dejó en las arcas municipales, lo que se demuestra es que la gestión durante esos años en el ayuntamiento era un auténtico desastre. Fernández de Moya no ejercía el más mínimo control sobre el dinero de los jiennenses.

El consistorio de Jaén ha podido cerrar esa nefasta etapa y desde junio ya cuenta con la gestión del socialista Julio Millán al frente del mismo. Las responsabilidades políticas son las que ahora deben ir asumiendo en las filas populares.

Además, no es la primera vez que José Enrique Fernández de Moya, antiguo secretario de Estado de Hacienda y mano derecha del ministro popular Cristóbal Montoro, ha sido citado a declarar como investigado. En su etapa como alcalde incumplió reiteradamente las normas de estabilidad y la regla de gasto, y luego como secretario de Estado de Hacienda fue el encargado de la intervención del Ayuntamiento de Madrid. Cuando era alcalde además admitió que cobró sobresueldos del PP entre 1999 y 2007.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios