Actualidad

El sueldazo de Moreno Bonilla: más de un millón de euros en diez años

Basta echar un vistazo a la declaración pública de actividades, bienes e intereses que la exigente Ley de Transparencia obliga a publicar a las instituciones andaluzas, en este caso, el Parlamento de Andalucía, para advertir que el líder del Partido Popular en la comunidad goza de una envidiable situación económica. Juan Manuel Moreno Bonilla es, con mucha distancia, el candidato a las elecciones del próximo 2 de diciembre que más fortuna amasa, a una distancia sideral de sus contrincantes políticos. El malagueño publica hasta siete propiedades de inmuebles, entre los que se encuentran viviendas en Málaga y Madrid, fincas rústicas en Cártama (Málaga) e incluso locales comerciales, según figura en la última de las declaraciones subidas a la web del Parlamento, actualizada en septiembre de 2017.

La pregunta es, a todas luces, obligada: ¿cómo ha conseguido un político que ingresa -según estos datos públicos- una cantidad neta de 6.000 euros al mes un patrimonio tan denso y acaudalado? Basta con echar la vista atrás para comprobar un historial de presuntos sobresueldos que retribuyó al candidato popular la nada despreciable cifra de más de un millón de euros en apenas una década, coincidente con su periplo como diputado raso en el Congreso. Esta ‘ayuda’, a todas luces innecesaria para un diputado cuyo sueldo público rozaba en el año 2000 (diputado por Cantabria en el Congreso) los 50.000 euros y que creció hasta los 65.000 y 68.000 entre 2001 y 2003. Precisamente fue en 2003 cuando encendió la mecha del presunto sobresueldo percibiendo, según sumarios judiciales, otros 18.000 euros extra de fondos de su partido. A partir de ahí, esas cantidades crecieron en años posteriores pese a que en 2004 se quedó fuera del Congreso de los Diputados. Iba en el puesto cinco por Málaga y los populares se quedaron en cuatro escaños.

Perder el sueldo público del Congreso no fue un problema para ese al que empezaban a llamar “el niño mimado de Rajoy”, que hacía carrera política trabajando en Génova con su partido en oposición. Sin tener trayectoria política ni apenas conocimiento, cobraba del partido 60.000 euros al año, hasta que sus padrinos, el luego posterior presidente del Gobierno que tapó la Gürtel (la misma que lo derrocó) y sus adláteres Bárcenas y Arenas decidieron pegar un subidón al sueldo de Moreno Bonilla, que ahora percibía cerca de 100.000 euros al año por trabajar en el PP nacional. La sombra de la mayor trama de corrupción política de España (Gürtel) siempre planeó sobre estos sobresueldos de Moreno Bonilla.

Estas cifras crecían año a año, incluso superando registros brutales cuando a partir de 2007 Rajoy llegó al Gobierno y el hoy líder del PP andaluz entró de nuevo en el Congreso de los Diputados. Entonces se acercaba a los 140.000 euros al año, combinando sueldo del diputado y la dádiva en forma de sobresueldo que le ‘regalaban’ desde el Partido Popular, que bien tendría que estar de fondos propios para tan mastodóntico reparto. En 2011 fue nombrado Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, sumando aún más cantidades a su ya acaudalada cuenta bancaria. Poco importó que desde su puesto de responsabilidad gubernativa enterrara la Ley de Dependencia, porque las retribuciones subían. A tal punto llegaron que cuando en 2014 fue enviado a Andalucía para hacerse cargo del PP andaluz que legó Javier Arenas, había sumado casi 1.200.000 euros de sueldos en apenas una década, de los que más de medio millón procedían de sobresueldos del partido.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados