Gente/Opinión

Las claves de la estrategia del Federal

Muchos socialistas andaluces se preguntarán que ha sucedido en estos últimos meses en el PSOE-A, que ha acontecido para que se haya pasado de una calma tensa entre las direcciones federal y regional, a toda una ofensiva de la ejecutiva federal para sustituir a Susana Díaz por alguien de mayor confianza.

Si tuviéramos que situar el momento clave, lo haríamos en diciembre de 2020. En diciembre las encuestas empiezan a reflejar que es posible un cambio en el gobierno tras las próximas elecciones autonómicas. Al ascenso en el número de diputados del PSOE-A (las encuestas le otorgan entre 38-40 diputados), se suman los movimientos internos en Ciudadanos. La contestación a la estrategia seguidista del Vicepresidente de la Junta de Andalucía hacia su socio de gobierno, empieza a ser un clamor.

Miembros de Ciudadanos ven como la estrategia de Juan Marín lleva a su partido casi a la desaparición a manos del Partido Popular en Andalucía. Se sienten cada vez más incomodos con el escenario que se prevé tras las elecciones andaluzas, en el que VOX superará con claridad al partido naranja y se convertirá, por tanto, en el principal referente de cara a renovar un segundo mandato de la coalición de derechas.

Las reuniones y contactos se suceden con una rapidez vertiginosa, pero cualquier acción queda supeditada al resultado de las elecciones catalanas que se celebrarán un par de meses más adelante. Ya es conocida la lógica de los partidos, no realizar ningún movimiento antes de una convocatoria electoral.

Los resultados de las catalanas, confirman las peores perspectivas de Ciudadanos, de 36 diputados pasan a tan solo 6, superados claramente por la ultraderecha.

Los movimientos, ahora sí, empiezan a precipitarse. La Consejera de Igualdad, Rocío Ruíz, en declaraciones a la Ser en Andalucía abre la posibilidad de pactar con la izquierda en la comunidad. Ese transcendental paso, ya conocido tanto por la estructura federal y regional de los socialistas, salta a la opinión pública.

La única posibilidad real de un segundo mandato para el PP en Andalucía pasa por un pacto de gobierno con VOX, y a nadie se le escapa, que obtener 55 diputados (donde se sitúa la mayoría absoluta en el parlamento andaluz) para la derecha y la ultraderecha en una comunidad que se define como de centro izquierda es una tarea difícil.

Antes de que las encuestas y el movimiento interno en Ciudadanos se empiece a producir, la estrategia de Moncloa era muy diferente. Las encuestas no le daban oportunidad alguna a la izquierda de superar la suma de diputados de PP, Ciudadanos y VOX. No ya por un problema de los socialistas que ganarían esas elecciones, sino por la ruptura que se produce entre Teresa Rodríguez y Unidas Podemos y que les lleva a perder diputados.

Si en algo se ha caracterizado la trayectoria de Pedro Sánchez en estos años es su pragmatismo absoluto. En Moncloa piensan, que, si no es posible gobernar en Andalucía, es preferible que Susana Díaz se estrelle ella sola, que asuma toda la responsabilidad y el desgate por la derrota, lo que le obligaría a dar un paso al lado en su federación. 

Una jugada perfecta, sin desgaste ninguno. Se sacuden de encima el liderazgo de la sevillana, sin entrar en una venganza como consecuencia de las ultimas primarias federales que enfrentaron a Sánchez y Díazy que tan mal vista están por los ciudadanos. De camino Susana Díaz, asume toda la herencia de los socialistas en estos últimos 37 años, en especial de la época más negra del partido; los ERES. 

Todo ello a pesar, que los verdaderos herederos de ese partido, apoyan a día de hoy los movimientos de Ferraz en contra de Díaz. Los Pizarro, Caballos, Asenjo, Pezzi, etc, no han dudado en señalar la necesidad de la retirada de Susana del liderazgo del partido, dolidos porque consideran que la ejecutiva regional no defendió adecuadamente la gestión socialista de aquellos años, como si justificar la injustificable fuese posible.

Pero todo se tuerce al atisbarse la posibilidad para los socialistas de gobernar de nuevo la comunidad más poblada de España, Una comunidad autónoma vital para los socialistas, junto con Cataluña, para vencer en unas elecciones generales.Hecho que refleja con claridad la última encuesta realizada para medios digitales por Deimos Estadística.

En ese momento es cuando se produce el cambio en la estrategia de Moncloa. Si es posible gobernar lo haremos con alguien que responda al dictado de los intereses que se marquen de Madrid, y no a alguien que ha demostrado opinión propia ante temas muy relevantes para nuestro país.

Las promesas hechas por parte de Sánchez de mantener una neutralidad, se rompen. Consciente de sus conversaciones con Susana Díaz, opta por no asumir en primera persona el desgaste y envía a su segundo, el Secretario de Organización federal, José Luis Ábalos, a una reunión con la líder de los andaluces en el centro del poder orgánico de la federación, la calle San Vicente.

En dicha reunión tantea con diplomacia versallesca la posibilidad que Susana retire su candidatura a las primarias en favor de un enviado de Madrid, en un movimiento de manual de la política, un ascenso de Susana a los cenáculos de la capital de España.

La política española cada vez se parece mása un juego de estrategia, y menos a un instrumento de solución de los problemas de los ciudadanos, solo tenemos que observar los movimientos que los mismos protagonistas han intentado realizar en Murcia, con una moción de censura auspiciada con Ciudadanos y que ha terminado en un fracaso total para bochorno de los ciudadanos, que han contempladocon estupefacción esa maniobra. Nadie entiende que se pierda el tiempo en movimientos de tablero de salón estando como estamos inmersos en la crisis sanitaria y económica más grave de los últimos cien años.

Los movimientos realizados por la cúpula de los socialistas hasta la fecha, se han encontrado con la negativa rotunda de Susana Díaz, comprometida con gran parte de los socialistas andaluces y de su electorado en revertir las políticas de pérdida de derechos que sufre la comunidad ante la dependencia absoluta del gobierno de Moreno Bonilla a la ultraderecha andaluza.

No siendo posible la renuncia de “motus propio” de Susana Díaz, se pasó al segundo movimiento, también típico de cualquier manual político. Si no soy capaz deconvencerte por las buenas, doy paso a las amenazas. Desde ese momento interlocutores del sanchismo en Andalucía, empiezan a verbalizar tanto dentro como fuera que el cambio es imparable, advirtiendo que quien se niegue a ese cambio será laminado. 

Se pone encima de la mesa, la sustitución del Presidente de la Diputación de Sevilla o el cese de Delegada del Gobierno en Andalucía la granadina Sandra García, o elalterar el calendario congresual de los socialistas, adelantando las primarias para elegir candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, a pesar que el propio Moreno Bonilla haya negado cualquier adelanto electoral.

Movimientos encaminados a imponer la realidad de la fuerza de la estructura federal frente a la regional, con el objetivo de buscar la desbandada de los socialistas andaluces atemorizados ante tales amenazas. Desbandada que no se produce.

De nuevo calcula mal la ejecutiva federal su movimiento, al no ser consciente que los socialistas andaluces son celosos de su autonomía como federación, reacios a cualquier intervencionismo sin una justificación real, y perplejos ante la posición de la ejecutiva federal de saltarse sus propias normas.

No siendo posible “comprar” a Susana, no habiendo tenido efectos sustanciales las amenazas dirigidas por tierra, mar, y aire, sólo les quedaba apoyar un candidato o candidata a las próximas primarias con el apoyo directo de todo el aparato federal.

Es en ese momento cuando empieza el baile de nombre. Aparcada la candidatura de Felipe Sicilia, que el mismo dinamita ante su imposibilidad de dar una respuesta ante el conflicto suscitado entre las provincias de Jaén y Córdoba por la adjudicación por parte del Ministerio de Defensa de la Base Logística el Ejercito de Tierra finalmente a Córdoba, urge nominar un candidato-a que aglutine todos los grupúsculos de sanchistas en Andalucía hasta este momento descoordinados.

Desde la ejecutiva federal se inician contactos con alcaldes y dirigentes provinciales para la búsqueda de ese consenso. Dos son los nombres que finalmente se seleccionan, el de la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ambos partidarios de Susana Díaz hasta hace más bien poco.

Ambos con cosas en común, un pasado susanista, miembros de gabinetes socialistasen Andalucía en las etapas de Chaves y Griñán al frente del ejecutivo andaluz y sevillanos. Este último hecho no es casual, se busca un candidato de Sevilla, que tenga la capacidad de luchar contra la mayoría que ostenta con claridad Susana Díaz en su provincia. De nuevo, jugada de manual político, buscar la debilidad del contrario afrontando su fortaleza.

Nominar a María Jesús Montero tiene muchos riesgos. Es una ministra destacada de Pedro Sánchez, y cualquier derrota de esta en las primarias sería una derrota del propio Presidente. Volvemos al pragmatismo del Secretario General de los socialistas, una jugada con demasiado riesgo.

La otra opción es de menor riesgo, es la del alcalde de Sevilla, que lleva amagando desde hace meses por su nominación directa desde Ferraz sin pasar por las primarias. Pero un movimiento de ese tipo sería toda una declaración de guerra hacia las bases del partido socialista en Andalucía, a los que se les coartaría la posibilidad de expresar ante las urnas y decidir por ellos mismos quien debe ser su líder o lideresa en el futuro.

Todo apunta que ese paso hacia delante de Juan Espadas se producirá en breve, sobre todo ante la urgencia de confrontar con Susana Díaz que consciente de lo que se avecina ha optado por el camino más lógico, hablar y tejer alianza con los verdaderos protagonistas de esta historia: los militantes.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. Susana Díaz candidata a presidenta de la Junta de Andalucía. @laMoncloa @PSOE. @sanchez_castejon. PSOE Andalucía. No les conviene jugar a los dados con ANDALUCÍA

  2. Se sabe que la venganza se sirve en plato frío. La torpeza de los fontaneros de MONCLOA con AVALOS a la cabeza solo ha sido un monumental fracaso en MURCIA, CASTILLW Y LEIN y será un batacazo espectacular en MADRID

    Pedro Sanchez debería pensarse bien si no es AVALOS el problema real que tiene dentro de Moncloa….

    Al fondo darán entrada a VOX en el gobierno de la Junta de Andalucia y será su única y gran responsabilidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios