Actualidad

Moreno Bonilla coge 11 millones del fondo Covid para pagar el desfase de Canal Sur tras enchufar a Bertín, Mariló y Paquirrín

Un nuevo escándalo en Andalucía. El Gobierno del PP y Ciudadanos, con el apoyo de Vox, ha decidido destinar 11 millones de euros del fondo teóricamente previsto para solucionar los problemas de la pandemia para pagar el polémico déficit de Canal Sur. La cadena autonómica tiene a día de hoy una economía muy delicada, prácticamente en bancarrota, principalmente por la deficiente gestión de su dirección y por el empeño de los gobernantes de la Junta de Andalucía de enchufar a personajes afines a su ideología como Bertín Osborne, Mariló Montero o uno de los últimos escándalos, la llegada de Paquirrín a la radio pública de Andalucía.

Esta decisión de Moreno Bonilla ha conllevado un fuerte malestar social. La sociedad andaluza rechaza que el presidente de la Junta de Andalucía destina una cantidad que se necesita para la educación o la sanidad andaluzas, que están en el peor momento de su historia, para tapar los agujeros de un Canal Sur que tiene actualmente sus peores cifras de audiencia. Y la sensación de los andaluces es que la radio y televisión pública de Andalucía se ha quedado como una especie de departamento para enchufar a personajes ideológicamente cercanos al Partido Popular o a la ultraderecha, como ha sido el caso de Bertín Osborne, que en unos días estrenará nuevo programa en Canal Sur y cuya productora cobrará cantidades obscenas de dinero público. Igualmente ha ocurrido con Mariló Montero, agraciada con un sueldo millonario en la cadena y puesta al frente de los informativos en los que elimina noticias negativas de Moreno Bonilla y realiza una función partidista y totalmente alejada de la objetividad. Pero el gran escándalo fue el fichaje de Francisco Rivera Pantoja, Paquirrín, por Canal Sur radio como comentarista deportivo. Sin experiencia ni formación académica, el hijo de la Pantoja llegó nada menos que a una cadena pública, y se filtró que cobraría más de 600 euros por colaboración, consistente en dos horas de trabajo. Un auténtico dislate del que pronto se formó una gran polémica en redes sociales y que acabó con el abandono de Paquirrín, aunque se desconoce si volverá a las andadas aupado por este gobierno andaluz.

En cualquier caso, pocas decisiones son más incomprensibles y nauseabundas que la de robar dinero para solventar problemas del Covid y traspasarlo a una cadena que se está convirtiendo en una fábrica de manipulación. Un mal camino que afecta muy negativamente a la imagen y a las condiciones de Andalucía.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios