Actualidad

Moreno Bonilla no tiene plan para los centros educativos y tampoco las respuestas a la comunidad educativa

El presidente de la Junta invita a la oposición a ir a las conserjerías para informarse de su actividad

Si por algo se caracterizaron las últimas dos sesiones plenarias del Parlamento de Andalucía es por la inexistencia de respuestas por parte de Moreno Bonilla ante algunos temas. De la técnica basada en las culpas ajenas y los balones fuera hemos pasado a unas preguntas que acaban siendo contestadas con el presidente yéndose por la tangente.

En lo que refiere a tangentes, sumas, restas y ecuaciones; también parece que al gobierno autonómico no les salen las cuentas. El hecho de que ya estemos en julio y la comunidad educativa aún no sepa cómo debe de prepararse de cara a un nuevo curso dice mucho del interés de la Junta por tener una educación de calidad y adaptada a la situación existente. Son muchos los padres que aún no saben cuál será el futuro escolar de sus hijos. Los últimos informes solo detallan que este curso acabará con la docencia a distancia, dictaminando que será la Conserjería de Educación quien informe el rumbo que tomará el próximo curso.

La semana pasada tuvo a bien invitar el señor Moreno Bonilla a la oposición a ir a las conserjerías con el objetivo de informarse sobre el trabajo que realizan. Parece ser que ahora los diferentes despachos de los consejeros son algo parecido a un museo en el cual hay que ir de sala en sala observando la muestra. Las distintas consejerías son quienes deberían de informar en las sesiones parlamentarias sobre su actuación y actividades llevadas a cabo. Este “ofrecimiento” no solo supone una falta de respeto a la oposición, sino también al Parlamento de Andalucía y a los ciudadanos.

El barco de Moreno Bonilla no solo hace aguas, también tiene fugas que no hacen por taponar. La sobrecarga burocrática a la que tienen sometida a los docentes hace aún más caótico el desarrollo del aún en vigencia curso escolar. Son los propios profesionales de los centros quienes aún no tienen ningún indicio de cómo se desarrollará el siguiente curso dado que la Junta dictaminó que la forma de realizar todo proceso de admisión, escolarización, mantenimiento y administración sería explicado por la ya citada conserjería. La pregunta del millón es: ¿cuándo?

Allá por mediados de junio Moreno Bonilla afirmaba que las instrucciones para abrir los centros educativos estarían disponibles antes de que finalizara el mes. Sin embargo, parece que aún se encuentran buscando junto con el consejero Javier Imbroda algunas “ocurrencias” que los iluminen.

Desde el Partido Socialista de Andalucía se le ha pedido al presidente de la Junta que “no insulte” a la comunidad educativa, haciendo hincapié en la necesidad de comenzar a idear un plan que ponga soluciones a la multitud de problemas que presenta esta situación.

El hecho de afirmar que los niños podrían volver a las aulas con total normalidad dado que se encuentran “correteando juntos” por las playas da una idea sobre el desconocimiento del presidente de la Junta ante la gravedad del asunto ante el que se enfrenta. El señor Moreno Bonilla, que ya afirmó que no contaban con “varitas mágicas” para “contratar 30.000 profesores de la noche a la mañana ni construir aulas en dos meses” tampoco las tiene para poder crear un plan para los centros educativos que saque de la incertidumbre a padres y profesionales del sector.

El tiempo corre y a medida que avanza son más los docentes y profesionales de la enseñanza que empiezan a inquietarse ante la falta de recursos y soluciones a una situación cada vez más grave. El hecho de no contar con los espacios necesarios para poder desarrollar con seguridad las clases, así como tampoco con el personal suficiente para llevarlas a cabo en caso de reducción del número de niños en las aulas (cosa que no parece viable ante la Junta) hace que cada vez se complique más el hecho de que en septiembre puedan abrir los centros ofreciendo un servicio de calidad y adaptado a la situación.

La cuestión está en que cada vez es más evidente que para buscar respuestas deberán dirigirse a las conserjerías para informarse sobre cómo trabajan, dado que parece ser que Moreno Bonilla y su equipo no tienen mucho que decir en las sesiones parlamentarias. A este ritmo será más que habitual encontrar una larga cola de docentes y padres que se dirijan a la Conserjería de Educación con el objetivo de saber si habrá clases presenciales, medidas de seguridad o al menos, plan educativo. Todo ello en una situación llevada a cabo por un gobierno en el cual las explicaciones ni existen, ni parece ser que se deban esperar.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios