Actualidad
Tendencia

Moreno Bonilla pierde el Debate del estado de la Comunidad y admite que está “sobrepasado”: repasamos todas sus mentiras

El presidente de la Junta de Andalucía llena su discurso de falsa moderación e información manipulada.

Juan Manuel Moreno Bonilla llegaba al Debate del estado de la Comunidad insultantemente tranquilo con un discurso triunfalista que nada tiene que ver con la realidad que vive Andalucía.

Nada más empezar lanzó un “Andalucía está respondiendo razonablemente bien a la pandemia” que hizo que le pitaran los oídos a la mitad de los andaluces y andaluzas. “Vaya usted a los centros de salud”, le espetaba la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, minutos más tarde. Zasca de manual.

Curiosamente, el verbo “responder” no fue muy acertado porque miles de usuarios en las redes sociales están moviendo el hashtag #SaludNoResponde ya que es una odisea conseguir cita con tu médico a través del servicio telefónico Salud Responde. Los propios trabajadores del ente alertaban esa misma mañana de que están recibiendo presiones del Gobierno andaluz para que sean “menos empáticos” y que gestionen aún más rápido las llamadas. La falta de humanidad está alcanzando cotas demasiadas altas.

Es más, esa aseveración de tenerlo todo bajo control se vino abajo conforme pasaba el Debate. Y es que los datos, como el algodón, no engañan. Uno de cada cinco municipios andaluces están en un umbral muy peligroso. 140 municipios ya superan la tasa de 500 contagios por cada 100.000 habitantes y las medidas del Gobierno andaluz siguen sin llegar. ¿Anticipación? Se ve que la “previsión” de la que hacen gala no ha servido para nada y es la que nos ha traído hasta aquí.

Para colmo su discurso estuvo cargado de falsedades. Decir que Andalucía es una de las comunidades que más test hace es una barbaridad. Seguramente hable Moreno Bonilla en términos absolutos, pero eso es de un trilerismo político insultante: somos la comunidad que menos test realiza por habitantes. Solo Ceuta y melilla realizan menos.

En Educación Moreno Bonilla tuvo que aclarar que la cifra de 8.000 docentes eran en realidad unos 6.500 más 1.500 que corresponde a personal de limpieza. Impresentable. Y sobre el gasto en sanidad dio la cifra sin inmutarse de 2.300 millones de euros cuando, según datos de la propia Junta, el gasto sanitario hasta julio no superó los 500 millones. Otra broma de mal gusto.

El empleo fue otro de los temas esperados. Las cifras de paro siguen aumentando y el presidente, con total desahogo, afirmó que “Andalucía cerró 2019 con los mejores datos desde 2008”. Falso. Andalucía creó empleo, peor a mucho menor ritmo que en años anteriores, la bajada del paro se frenó con el Gobierno del cambio.
 
Y por último, los andaluces y andaluzas fuimos testigos de otra obviedad: el traje de moderado a Moreno Bonilla le queda grande. Cuando se le pone frente al espejo y se le recuerda que es presidente gracias a la ultraderecha se revuelve en su silla. La palabra “igualdad” pasó desapercibida en su discurso y en su réplica habló sin pudor de “chiringuitos” cuando mencionaba las asociaciones de mujeres, en un claro guiño a su socio de extrema derecha. Ni brecha salarial, ni educación inclusiva, ni por supuesto nada sobre la lucha contra la violencia de género. Recordemos que en los días previos al Debate la consejería de Igualdad anunciaba la implantación del teléfono de violencia “intrafamiliar”, un recurso que la propia consejera Rocío Ruiz reconocía que fue una concesión a Vox. Lamentable.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios