Sin categoría
Tendencia

Moreno Bonilla podría haber permitido otra caja B en el PP de Jaén

El caso Matinsreg y sus piezas separadas, donde el principal imputado es el exalcalde jiennense Fernández de Moya, salpica al presidente autonómico.

En los últimos días estamos conociendo nuevos detalles del vergonzoso caso Matinsreg que ha instalado un nubarrón negro sobre el Partido Popular en la provincia de Jaén. El conocido popularmente en un principio como ‘caso de las fuentes’ parece que ha resultado ser un caso más del modus operandi de Bárcenas y la corrupción endémica de la que hace gala el PP en toda España.

Matinsreg, una empresa zamorana que contaba casualmente con hijos, hermanos, primos y allegados de concejales del ayuntamiento de Jaén entre su plantilla, fue contratada a dedo por el consistorio jiennense para el mantenimiento de las fuentes ornamentales de la capital. Todo apunta a que Fernández de Moya, en su cargo de alcalde, permitió facturas fraudulentas con un incremento del precio final.

Entre los delitos que se estarían investigando estarían los de blanqueo, prevaricación administrativa, falsedad documental, malversación de caudales públicos, cohecho, tráfico de influencias y apropiación indebida. Una losa difícil de levantar para la defensa del que recordemos fue secretario de Estado de Hacienda y mano derecha del ministro Montoro en el Gobierno de Mariano Rajoy.

José Enrique Fernández de Moya ya reconoció que cobró sobresueldos de la trama Gürtel entre 1999 y 2007. En esa época Moreno Bonilla era un alto cargo del PP en Génova y, como ya declaró Arturo Gónzalez (exalcalde de Boadilla), Juanma Moreno era conocedor de la gestión del tesorero y la tapaba. Tanto es así que el ahora presidente del Gobierno andaluz figura entre los dirigentes populares que más dinero negro recibió de su partido.

Y cuando el veneno de la codicia ya está en la sangre, la normalización de la corrupción es lo siguiente: Fernández de Moya habría autorizado hasta 116 facturas falsas en su etapa en la alcaldía. Seis empresas de construcción facturaron con precios inflados y provocaron un fraude a las arcas públicas jiennenses de 2,6 millones de euros. Los conceptos de las facturas eran falsos, las obras las realizaban dos operarios y no cuatro como figuraba en ellas, los precios de los materiales no eran los de mercado… Se ha desvelado hasta que una de esas empresas (Renta Bara) cobró por el mantenimiento de unos árboles en una calle ¡donde no había árboles! El informe de la Guardia Civil que investiga esta pieza separada del caso Matinsreg concluye que “hubo determinación en enriquecerse a costa del ayuntamiento de Jaén”.


Y aquí las preguntas son claras. Si Fernández de Moya estaba familiarizado con el sistema corrupto de Bárcenas, ¿qué negocio tenía con esas empresas a las que facilitaba dinero público? ¿Había una caja B con sobresueldos en el PP de Jaén? Si este supuesto desfalco se produjo entre 2012 y 2014, año en el que Moreno Bonilla ya era presidente del PP andaluz, ¿conocía y permitía el líder del PP la corrupción de su partido en la provincia jiennense? 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios