Actualidad

Moreno Bonilla y su gobierno mienten sobre el origen y sueldo de los vigilantes de playa

Los contratos de los profesionales no saldrán de la Bolsa Única ni cobrarán 1900 euros como afirmó el presidente de la Junta

Para Moreno Bonilla y su equipo todos los andaluces no tienen los mismos derechos. Son muchas las familias andaluzas que esperaban poder entrar a trabajar en los puestos de auxiliar de playa para así remontar el batacazo económico que ha supuesto la crisis del coronavirus. De esta forma, todos han podido escuchar cómo el presidente de la Junta de Andalucía afirmaba con orgullo que los 3.014 puestos de trabajo de saldrían de una supuesta Bolsa Única. Sin embargo, la organización y transparencia de este proceso ha brillado por su ausencia. Las declaraciones realizadas por el ejecutivo andaluz no han sido más que una mentira, llevando a muchos de los que optaban a ser auxiliares a no poder ni siquiera enviar la solicitud.

«La Junta de Andalucía solo da un plazo de 24 horas para solicitar el puesto. ¿quienes serán los privilegiados que se enteraron antes?»

El pasado jueves la web del empleado público de la Junta publicó la convocatoria para las cinco provincias que tienen playas. El tiempo para la inscripción era tan solo de 24 horas, siendo realizada a través de un correo electrónico y sin la creación de Bolsas de Empleo Provinciales. Esta forma de gestión acabó por explotar cuando todos esos andaluces que esperaban poder optar a esta plaza vieron que la página web se desbordaba y, por tanto, no podían enviar esta solicitud.

Tanto CCOO como el CSIF han afirmado que la forma de realizar el proceso ha sido un caos, destacando que “no ha pasado por negociación ninguna”. Y es que, esta magnífica gestión que ha realizado el Gobierno andaluz es de lo más sospechosa. Teniendo en cuenta que las más de 3.000 plazas se han producido a través de un anuncio y que se cogerán a las primeras personas que enviaran dicho correo, deberíamos de preguntarnos dónde queda en este tipo de contratación la aceptación de los criterios de preparación para desarrollar este trabajo. La Junta de Andalucía no tendrá en cuenta la baremación ni los méritos, siendo inexistente una revisión de los inscritos.  

Ante las múltiples quejas por este método, la Junta ha intentando excusarse afirmando que el plazo tan corto de inscripción es debido a las circunstancias excepcionales del coronavirus. Pero cabe destacar que las playas ya están abiertas y siguen sin vigilantes. Debe ser que el ejecutivo de Moreno Bonilla tenía prisa por lanzar una oferta de trabajo de lo más “enchufista”.

Aquellos que conocían el sistema y los tiempos para poder realizar el proceso sí que han podido mandar a tiempo todos los datos y por tanto optar a este puesto. No tener en cuenta la capacidad de los inscritos y dejar a un lado la meritocracia deja mucho que desear de la forma en la que se está dirigiendo la Junta de Andalucía.

También cabe destacar que, en aquellos municipios donde gobierna el PP, casualmente el número de inscritos ha sido mucho mayor que en el resto. ¿Dónde encuentra la transparencia e igualdad en este proceso de elección?

Desde el PSOE de Andalucía han denunciado esta situación de opacidad y manejo de información privilegiada en los contratos. El hecho de que los primeros que conocieran cómo funcionaba el sistema y la forma para optar al puesto hayan sido los contratados ha sido una falta de respeto y transparencia para todos los andaluces.

La opción más esperada era que este tipo de contratos hubieran estado en manos de ayuntamientos, siendo ellos quienes hubieran gestionado la búsqueda y contratación temporal de los candidatos. Así, la retribución hubiera sido homogénea en las localidades y no habría llevado el sistema al colapso absoluto.

Llevar a cabo una búsqueda de trabajadores en función de los méritos y capacidad de los mismos, recurriendo a los inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo, hubiera sido lo más grato. Sin embargo, ni el método de elección ni el sueldo han sido los declarados por el señor Moreno Bonilla.

La Junta, que en un principio afirmó que el suelo sería de 1900 euros, ahora hace hincapié en que la cifra será de media unos 1.200 euros. Entrando por tanto en otra de las mentiras que han formado para la contratación de auxiliares de playa.

Cabría preguntarse si el señor Moreno Bonilla va a aplicar este método de elección del personal a todos los puestos que la Junta necesite cubrir. Dado que, si es así, se deberá de estar atento y con el ordenador encendido durante todo el día. Todo para poder optar a un puesto que quizá ya tiene nombre, apellidos y un sueldo mucho más inferior a lo prometido.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios