Gente/Opinión

PEDRO SANCHÉZ ULTIMA EL ASALTO AL PSOE-A

A la espera del resultado final de las elecciones madrileñas del 4 de mayo, la ejecutiva federal empieza a diseñar el desembarco en Andalucía.

El elegido para capitanear las tropas sanchistas en las tierras andaluzas es Juan Espadas, el alcalde de Sevilla, que esta semana viajó a Madrid para recibir las últimas instrucciones.

El modelo que quiere Pedro Sánchez para Andalucía es el mismo que ha puesto en práctica ya en Madrid, con una Federación Socialista Madrileña tutelada hasta el extremo desde Moncloa, y en la que ha impuesto por la vía de los hechos, el candidato, la lista y la estrategia de campaña, sin contar con la participación y opinión de los militantes.

Este hecho, ha causado gran malestar entre los socialistas madrileños. En palabras de un dirigente significativo de la ejecutiva regional, que prefiere el anonimato temeroso de las represalias, “hemos pasado del partido de los militantes, al partido del dedazo”.

Ese es el modelo que quiere también emplearse en Andalucía, un partido en el que no exista la más mínima crítica al liderazgo del jefe de los socialistas españoles, y que está por ver que sea capaz de derrotar a la derecha que representa Ayuso.

La campaña de Juan Espadas al frente del PSOE-A, será diseñada íntegramente desde Moncloa, con el visto bueno del omnipresente Iván Redondo.

Para Iván Redondo, el partido no es más que un elemento en su estrategia, una ficha más en su tablero de ajedrez. Su pensamiento es claro, el único cometido del partido es servir de correa de transmisión de las medidas que se impulsan desde el centro de poder de los socialistas.

El propio Redondo, ha dado ya sobradas muestras, que la construcción de un relato es esencial para su estrategia. Construir una historia que o bien los votantes o los militantes compren.

Esto mismo, es lo que se está ejecutando en estos momentos en Andalucía, con el apoyo mediático del aparato federal.

Lo que no es más que la puesta en marcha de la venganza pura y dura de su jefe, hacia Susana Díaz, a la que no perdona su defenestración en el famoso Comité Federal del 1 de octubre, se vende como un reajuste “renovador, de caras nuevas” del PSOE-A, a pesar que quien capitanea las huestes sanchistas, Juan Espadas, es alguien que ya formaba parte de las estructuras de poder de los socialistas andaluces en la Junta de Andalucía desde el año 1990, cuando la sevillana, Susana Díaz, tenía 16 años.

La operación perfectamente diseñada, se inició con el cese de Sandra García como Delegada del Gobierno de Andalucía, a pesar que ese nombramiento fue fruto de un pacto del propio Sánchez con Susana Díaz.

Hace unos días leíamos un artículo de Isabel Morillo en el Confidencial, en el que explicaba con detalle el relato que se quiere vender desde el aparato federal a los militantes andaluces.

En su artículo se señalaba que desde la Moncloa se había dado la “orden expresa para que los Ministros del Gobierno de España reactivasen su presencia en Andalucía”.

Esta orden ha dejado perplejos a muchos socialistas, no por el hecho que los Ministros viajen a Andalucía para explicar las bondades que desde sus distintos ministerios se están poniendo en marcha, que al fin y al cabo no es más que su obligación, sino porque eso mismo no se hubiese hecho anteriormente.

Los socialistas andaluces no son tan dóciles como los madrileños, y son muy celosos de su autonomía como federación. Precisamente por eso, son muchos los dirigentes que se preguntan a día de hoy, porque ahora sí los Ministros activarán sus agendas políticas en Andalucía, y no lo hicieron antes, dejando a Susana Díaz y a los socialistas andaluces solos frente al gobierno de derechas que gobierna en Andalucía con el apoyo de la ultraderecha. Este hecho les deja muy claro, que las intenciones de Moncloa, siempre pasaron por el cambio en la estructura regional, a pesar que se vendiera una ficticia sintonía entre Madrid y Andalucía, o que el propio Pedro Sánchez llamase a Susana Díaz a Moncloa para coordinar los discursos, o se le utilizase para viajar de plató en plató televisivo para vender la gestión del Gobierno de España frente a la pandemia. ¿Si Susana Díaz estaba completamente amortizada, desde el punto de vista político, porque se le encomendaba esa tarea?

Pero lo que más ha indignado a una gran mayoría de socialistas andaluces es el crédito que se le ha dado a las encuestas realizas por el propio gobierno andaluz.

La consolidación de Moreno Bonilla, ha sido pregonada, en primer lugar, desde sectores socialistas críticos con la actual dirección regional. Amplificando, para regocijo de la derecha andaluza, las encuestas que la Junta de Andalucía publica cada cierto tiempo, y en las que cada vez logra más apoyo electoral, a pesar que encuestas independientes como la Deymos, publicada el pasado mes de febrero, lo niegan.

Se critica que los socialistas en Andalucía no realizan una eficaz labor de oposición, sin recordar que fue el propio Presidente del Gobierno, quien marcó desde Moncloa, en sus alocuciones públicas, que no se entrase en la confrontación en unos momentos tan difíciles para la sociedad española a causa de la pandemia que ha provocado el coronavirus. A pesar que los socialistas en la oposición han presentado 25.199 iniciativas parlamentarias, más del doble, de las que presentó el Partido Popular durante toda la legislatura anterior en la que estuvieron en la oposición.

Ese efecto perverso, del fin justifica los medios con tal de eliminar al enemigo interno, ha conllevado que el Presidente de la Junta de Andalucía, hable de los socialistas y sus problemas internos sin el menor pudor.

Hace unos días, ante preguntas de los periodistas, sobre la posible candidatura de Juan Espadas, Moreno Bonilla, calificó al alcalde de Sevilla como “un rival muy potente”. Esas loas del principal enemigo de los socialistas de cara a unas futuras elecciones andaluzas, han puesto en alarma a muchos socialistas. Sí tan potente es Espadas como candidato, no sería lo lógico descalificarlo en vez de auparlo.

Parece claro que el PP andaluz prefiere como rival en unas elecciones a Juan Espadas. Con un perfil bajo, con escaso liderazgo, que ha basado su gestión en la capital andaluza en no meterse en ningún charco.

En definitiva, un perfil muy parecido al del propio Moreno Bonilla, que desde la dirección andaluza de los populares tienen muy claro que no les hará daño, aquello tan antiguo de “para comprar la copia, compro el original”.

De hecho, ya en un debate parlamentario en plena sesión de control al Presidente de la Junta de Andalucía, su portavoz parlamentario, el Sr. Nieto, dejaba clara su opinión, “ojalá el proyecto que representa Juan Espadas esté a la altura de lo que necesita Andalucía”

Esta circunstancia no ha pasado desapercibida para muchos socialistas andaluces, que se preguntan si no es un error, la elección de un candidato que levanta tantas alegrías en la derecha.

Paralelamente Susana Díaz prosigue con su hoja de ruta, jornadas maratonianas de visita a municipios andaluces, donde conoce de primera mano los problemas que tienen que soportar esos municipios ante el abandono de la Junta de Andalucía.

Cada vez son más vez son más las voces que rechazan las injerencias, por no decir el tutelaje de Madrid, sobre los socialistas andaluces.

Andalucía, va camino de convertirse en el calvario para el todopoderoso aparato federal de los socialistas, que supuso para el ejército norteamericano la invasión de Vietnam, en la que la sociedad norteamericana nunca entendió el porqué de esa invasión, ni el sacrificio de miles de soldados en una batalla estéril e inútil.

Muchos socialistas en Andalucía se preguntan, ¿es necesaria esta guerra salvaje en la que todo vale incluido el cese de compañero sin explicación política? ¿que se pretende, dejar sin opciones una alternativa de izquierdas frente a un gobierno de derechas en Andalucía? ¿no sería más lógica la unión de todos los socialistas frente a un rival común? ¿por qué el aparato federal se implica con un candidato, si el espíritu del 39 Congreso dejaba el partido en manos de los militantes, y censuraba las injerencias y los dedazos?

Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios