Actualidad

Ruido de sables en el PP andaluz: Zoido mueve sus hilos ante el previsible colapso de Moreno Bonilla

Casado planea vacunarse contra el posible sorpasso de Ciudadanos ofreciendo el relevo rápido de ex ministro, que irá de cabeza de lista por Sevilla el 2D

Decía un político de los de la vieja escuela que no hay sintagma que haga perder más votos que una lucha intestina. Al suelo, que vienen los nuestros, como reza ese grito de alerta tan vociferado en sedes políticas a un lado y otro del espectro. Se han vivido a la izquierda, a la derecha y en el centro. Y en la inminencia de la campaña de las andaluzas cae con fuerza sobre el candidato más débil del elenco: Moreno Bonilla.

El malagueño tiene la última oportunidad para hacer algo. Si en 2015 se escudó en que era prácticamente un recién llegado al ruedo andaluz y ni siquiera contó con la oportunidad de dejarse ver en el hemiciclo, el dirigente popular se ha quedado sin excusas de cara al 2D. Los casi cuatro años de jefe de la oposición, luego de recabar uno de los peores resultados en tres décadas de autonomía andaluza de su partido, no le han tributado el respeto de su tropa –todo lo contrario-, y aún goza de menos fortaleza tras ver como su caballo ganador, Soraya Sáenz de Santamaría, se dio de bruces en la lucha por el trono popular nacional. La otrora vicepresidenta de Rajoy fue su gran valedora. Y su dique frente a las acometidas de un bando interno que siempre fue hostil con el malagueño, y que además de mostrar divergencias claras, traza una dicotomía de pura esencia andaluza como es el pique interprovincial Sevilla-Málaga: el ex ministro Zoido lidera esa facción de hombres de Cospedal que supieron virar en el apoyo a Casado. Ahora afilan la hoja del estoque, colocándolo como cabeza de lista por Sevilla al Parlamento andaluz para el 2D. Una posición tradicionalmente de figura de cartel electoral, que en el seno popular está vacante al concurrir Moreno por la provincia de Málaga. De esta forma, el PP andaluz se asegura que su previsible líder pueda participar en el debate andaluz parlamentario de la próxima legislatura. Cuando el río suena, agua lleva.

La cercanía con unas elecciones de transcendencia total como son las andaluzas fueron el único asidero de Moreno Bonilla. Por eso, liderará la papeleta popular el próximo 2 de diciembre. En esta tesitura, a Casado no le ha quedado otra que sobreactuar en la unidad, conocedor de que su futuro guarda relación con lo que ocurra en la comunidad más poblada del país. Un mal resultado de Moreno Bonilla, quedando por detrás de Ciudadanos, abriría de par en par las puertas de Rivera para coger carrera en la disputa nacional. De ahí la preocupación que el nuevo líder de Génova tiene con los comicios andaluces. Sin embargo, se ha guardado una bala en la recámara, la de Zoido, para que un relevo exprés en Andalucía a partir del 3D escenifique que el fracaso ha sido de consideración regional –que no de Génova- y tenga a Moreno Bonilla como chivo expiatorio.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados