Actualidad

TORMENTA POLÍTICA EN EL PP SEVILLANO

Bajan las aguas revueltas en el PP sevillano. A pesar de las declaraciones bienintencionadas de unos y de otros, a las primeras de cambio han saltado de nuevo las hostilidades.

Las diferencias saltaron a la vista de todos, cuando se inició el proceso de renovación de la Junta Directiva. 

En ese proceso concurrieron dos listas, la de Virginia Pérez y la del actual alcalde de Carmona, Juan Ávila, que finalizó con una nítida victoria de Pérez por 1.176 votos, frente a los 742 obtenidos por su rival en las primarias.

La lucha por el poder en el PP sevillano, fue en realidad, un choque de trenes entre la dirección federal y regional. Mientras Pablo Casado, respaldaba la candidatura de Virginia Pérez, la candidatura de Juan Ávila contaba con el apoyo de la dirección regional, que capitanea el actual Presidente de la Junta de Andalucía, Moreno Bonilla.

Fue una campaña muy tensa con duras acusaciones entre los aspirantes, lleno de descalificaciones mutuas.

Tras un clima de calma tensa, han vuelto a saltar las hostilidades. Virginia Pérez fiel a su hoja de ruta, ha planteado la necesidad de renovar la figura del Portavoz Municipal en el Ayuntamiento de Sevilla.

Virginia no perdona la deslealtad de Beltrán Pérez, que hasta hace poco fue un colaborar suyo, y un firme apoyo en las primarias anteriores, en las que Virginia Pérez se impuso por un escaso margen de votos al hasta entonces Presidente del PP sevillano, Juan Bueno.

Beltrán Pérez pasó de ser un apoyo de Virginia Pérez a un apoyo de Juan Ávila aliándose, de esta forma, con las tesis de la dirección regional, hecho que la sevillana no le perdona.

Pero detrás de todo esto, hay un conflicto aún más profundo. Un conflicto por la estrategia del PP en la capital de Andalucía.

Virginia Pérez, apoyado por el Presidente nacional del PP, Pablo Casado, quiere colocar al actual alcalde de Tomares, José Luis Sanz, que gobierna con una cómoda mayoría absoluta en el municipio aljarafeño, al frente de la futura candidatura de su partido a la Alcaldía de Sevilla. 

Para ir despejando esa candidatura, Virginia Pérez, quiere ir adaptando su Grupo Municipal a una estrategia diferente, y para ello ha propuesto a su mano derecha, Juan de la Rosa, como portavoz en sustitución de Beltrán Pérez. De esta forma, De la Rosa sería el abanderado para la llegada de José Luis Sanz al Ayuntamiento de Sevilla como candidato de la formación de derechas.

Sin embargo, la Presidenta de Sevilla, se ha encontrado con el enroque de Beltrán Pérez, al ya se le ha comunicado que no se cuenta con él para repetir candidatura a la Alcaldía de Sevilla, y que, por tanto, lo mejor es que dé un paso al lado.

De los 8 concejales con los que cuenta el PP en la ciudad de Sevilla, cinco de ellos, se mantienen fieles a Beltrán Pérez, lo que está dificultando seriamente el relevo.

La dirección regional informada de este movimiento, ha salido en defensa de su actual portavoz municipal, apoyando y avalando su labor.

La dirección regional tiene sus propios planes para el Ayuntamiento de Sevilla, prefiere una oposición débil al actual alcalde Sevilla, el socialista Juan Espadas, que ya ha iniciado sus primeros pasos para anunciar que concurrirá a las primarias de su partido para disputar el liderazgo de los socialistas andaluces a Susana Díaz. De hecho, ha iniciado ya viajes a las provincias de Huelva, Málaga y Jaén, en busca de apoyos a su candidatura

Desde la dirección regional prefieren enfrentarse en unas elecciones autonómica a Juan Espadas, un rival mucho más débil a su juicio, que Susana Díaz, por el poco conocimiento de su figura en el resto deAndalucía, y al que pueden relacionar mucho más de cerca con los escándalos que han salpicado al PSOE de Andalucía, fundamentalmente, el caso de los ERES, que se saldó con una sentencia muy dura para los socialistas.

En el PP andaluz, presumen de poseer un dossier completo sobre Juan Espadas al respecto. De hecho, el alcalde de Sevilla, formó parte de los gobiernos de los ex Presidentes condenados por la justicia.

Valoran en el PP andaluz, que el salto de Juan Espadas a la arena política andaluza les beneficia, no sólo por lo anteriormente expuesto, sino porque de camino se encontraría con la salida de la alcaldía de Espadas, un rival mucho más fuerte en la ciudad, sin contar los socialistas con una persona con suficiente entidad para olvidar la salida del actual alcalde y ser capaces de revalidar la alcaldía.

Su hoja de ruta, es facilitar la salida de Espadas para después colocar a la sevillana Patricia del Pozo, actual Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, al frente de la candidatura del PP. Una persona que está proyectando desde su consejería una imagen dialogante y alejada de radicalismos, y que es muy bien vista por amplios sectores de la derecha sevillana.

Un movimiento a largo plazo, para asentarse en el gobierno de la Junta de Andalucía en las próximas elecciones autonómicas y posteriormente arrebatar la principal alcaldía que los socialistas tienen, hoy por hoy, en Andalucía.

Una jugada de salirles bien, que pondría entre las cuerdas a los socialistas andaluces, que quedarían muy mermados en su poder institucional.

El propio Presiente de la Junta de Andalucía, sorprendió a propios y extraños, al ser preguntado sobre la candidatura de Juan Espadas a las primarias de su partido, calificándolo como “un rival muy potente”.

Frente a estos movimientos, la Presidenta del PP sevillano, opta por una estrategia más del día a día. Aprovechar el flanco que deja Juan Espadas abierto, al no poder atender como hacía hasta ahora la agenda intensa de un alcalde de Sevilla.

El argumentario sería bien simple, pero a la vez contundente, Juan Espadas abandona los problemas de los sevillanos en plena pandemia, para dedicarse a las batallas internas de los socialistas.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios