Actualidad

Vigilantes de las playas andaluzas enchufados, el “plan estrella” de Moreno Bonilla

El grupo parlamentario socialista denuncia la falta de transparencia y la elección a dedo de familiares del PP para estos puestos.

El Gobierno que venía a generar transparencia y riqueza hace, nunca mejor dicho, aguas. La contratación de vigilantes para las playas andaluzas ha generado todo un debate sobre los necesariamente cuestionados métodos de contratación de la Junta de Andalucía. Moreno Bonilla no solo ha engañado a la población en el sueldo que cobrarán estos empleados, sino también en la igualdad de oportunidades.

No hay que prestar mucha atención para descubrir que este plan estrella que prometía trabajo tan necesitado a gran parte de las familias andaluzas ha quedado en un mero método para poder poner en estos puestos a familiares relacionados con autoridades del PP. Ante esta situación solo queda preguntarse si para el ejecutivo andaluz realmente trabaja para todos los ciudadanos andaluces o solo para aquellos que porten el carnet del grupo político que ellos consideren oportuno.

El portavoz de Presidencia del Grupo Parlamentario Socialista, Carmelo Gómez, ha denunciado que la Junta ha contratado no solo a concejales del PP en estos puestos, también a hijos de alcaldes, sobrinos, hermanos y otros familiares. Lo que tenía que ser un respiro económico para muchas familias andaluzas que se encuentran en una situación económica realmente delicada a pasado a ser un engaño a cara descubierta.

La falta de consideración y respeto deja a la luz que la transparencia brilla por su ausencia dentro de la Junta de Andalucía. Con el objetivo de tratar un tema que ha perjudicado a tantos andaluces, el Portavoz Socialista ha advertido que estudia la posibilidad de llevar el asunto a los tribunales con el objetivo de que sean ellos “los que determinen si ha habido irregularidades en la selección y contratación de los 3.000 vigilantes de playas”.

Moreno Bonilla parecía tener una especial prisa en la elección de los puestos de vigilantes, siendo en último momento toda una campaña de autobombo destinada a ensalzar una acción que más que generar puestos de trabajo ha dejado en evidencia la desigualdad de los ciudadanos ante la Junta y la falta de oportunidades.

El proceso, que comenzó con un periodo de tan solo 24 horas para la realización de la solicitud, ya tenía algunas lagunas. No se atendía a ningún requisito en cuanto a preparación o adecuación por currículum, así como tampoco se utilizó la bolsa de empleo provincial para escoger a los candidatos. Un método de lo más oscuro y opaco que ha permitido que familiares populares hayan conseguido un sueldo durante los meses de verano.

Los Ayuntamientos de las zonas costeras deberían de haber jugado un papel importante en la contratación de estos vigilantes. Sin embargo, con el método opaco y “chapucero” utilizado han sido dejados de lado en todo momento.

Pese a que actualmente estos trabajadores ya se encuentran en las playas andaluzas, aún sigue sin conocerse cual ha sido la baremación ni la puntuación para que estas personas hayan sido seleccionadas en el cargo. Pero este tipo de tretas de lo más curiosas van a comenzar a ser un habitual en la Junta, la cual ya ha advertido que utilizará el plazo de 24 horas para las sustituciones en sanidad.

De esta forma vuelve a quedar en evidencia una vez más la capacidad para mentir de Moreno Bonilla y su equipo. Jugar con el trabajo de los andaluces de una forma tan evidente, utilizando el proceso de selección en beneficio propio es una de las últimas “ocurrencias” que han tenido lugar dentro de su gobierno.

Teniendo en cuenta el descontento por parte de los sanitarios, las incógnitas alrededor del futuro educativo de los más pequeños y los métodos fraudulentos para la elección de personal en puesto creados por ellos mismos, solo cabe esperar cuál será el próximo “plan estrella” que pretenda acabar con los organismos públicos que tan necesarios son en la comunidad andaluza.

Acabar con la posibilidad de acceder a un empleo público de forma totalmente transparente es uno de los mayores atrasos que puede darse dentro de la democracia. La falta de consideración y la incapacidad de dejar a un lado los “puestos a dedo” en una situación tan delicada hace más que evidente el tipo de “Gobierno del cambio” que nos traía Moreno Bonilla. Un Gobierno donde el cambio está en la incapacidad de acceder a un puesto de trabajo si no eres familiar del PP.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios